jueves, mayo 13, 2021

Nuevo proyecto de defensa personal femenina en El Dojo: Arrebatadas

La Escuela de Artes Marciales y Kenpo Kai El Dojo, ha lanzado un gran proyecto de defensa personal femenina para reforzar la sororidad, con el objetivo de empoderar a las mujeres a través del autoconocimiento y el autocuidado. Arrebatadas es un proyecto que bebe del Kenpo Kai en su base técnica y pedagógica, y a nivel psicológico de la idea de igualdad, necesidad de comunicación, la libertad, y la necesidad de reclamar el espacio de las mujeres, centrándose en aspectos de cuidado y protección, como se ha visto en Medio de comunicación.

Marta Platas es la creadora del proyecto, quien junto con el Dojo ha desarrollado un programa pensado por y para mujeres. “Arrebatadas es un espacio seguro donde compartimos experiencias, preocupaciones, pensamientos y lo que sentimos. De forma libre y sin juicios. Todas nos ayudamos y nos damos energía”.

¿Cómo surgió y qué hace Arrebatadas diferente?

La directora del proyecto, Marta Platas, explica que El Dojo impartía cursos de defensa personal femenina, de mano de Danilo Jude Bardisa Director de El Dojo, desde hace años. Sin embargo, añade que “a raíz de los acontecimientos socioculturales y su participación tanto en las clases de Kenpo Kai, como en los cursos, en El Dojo nació la necesidad de cambiar el punto de vista del interlocutor que impartía las clases”. Es decir, “que no fuese un hombre tratando de ponerse en el punto de vista de una mujer, sino que fuese una mujer, con las experiencias y la visión quien comunicase e hiciese el acercamiento a las técnicas”.

La iniciativa tiene la meta de fomentar la capacidad asertiva de las mujeres, y de devolverles el control sobre las situaciones y evitar la autoculpabilización. A través de entrenamientos prácticos y refuerzo psicológico, el proyecto trabaja la autoestima, la capacidad de autocuidado, la autoprotección, la previsión, el reconocimiento y la reacción.

Cada clase tiene en común su estructura: se crea un espacio seguro sólo para mujeres durante los primeros y últimos 30 min de la sesión. Al principio se hace una pequeña introducción teórica al tema a tratar en ese día, poniendo en común conceptos y experiencias vividas o que les preocupan para poder desarrollar la parte técnica de forma práctica y realista. Tras el inicio, los hombres entran en la sala para comenzar con las prácticas de técnicas basadas en los supuestos, también se llevan a cabo prácticas de golpeo y ejercicios para mejorar la capacidad de reacción, de expresión y de anticipación.

Las alumnas pueden practicar entre ellas y/o con los hombres que participan como apoyo técnico. Al final, de nuevo espacio solo para las mujeres, se expresan con respecto a lo que han sentido, se ayuda a la identificación de sentimientos y se hacen propuestas constructivas de mejoras para el futuro y la implementación de sus necesidades.

Cada clase termina en alguna terraza cercana, las conversaciones se vuelven distendidas y se estrechan lazos. Al igual que a través de un grupo de WhatsApp se les anima a compartir lo que les ocurre para darse apoyo entre ellas. Porque “No están solas”

El Dojo y Arrebatadas: Origen y destino común

Desde el amor y el respeto que fomenta la práctica del Kenpo Kai surge la sinergia entre El Dojo y Arrebatadas quienes quieren conseguir un proyecto sólido con alcance nacional e internacional. Que además cree comunidad y que pueda dar lugar a su participación en otros espacios como colegios, institutos, universidades, asociaciones donde no solo puedan dar los ciclos de defensa si no también la posibilidad de crear ciclos no binarios que ayuden en la educación y en la aprehensión de los jóvenes de la realidad de la violencia y su lucha y ayuda en la gestión de la misma. Con una máxima fundamental que cita Danilo Jude Bardisa, Fundador de El Dojo y actual Campeón Mundial de Kenpo Kai; “crecer y evolucionar dentro y fuera del tatami”.

Artículos relacionados

Últimos artículos